sábado, 21 de noviembre de 2009

PRESENTACION

Vista previa
La obra “Los Cinco de Línea”, fue el producto de un arduo trabajo de investigación, llevado a cabo durante el primer semestre del año 1980, bajo el patrocinio de la entonces Dirección de Educación del Ejercito, para ese momento bajo la responsabilidad del General de Brigada José Sánchez Casanova, quien designó un equipo integrado por el Coronel Juan Enrique Biaggini Gutiérrez, (Dirección de Educación); el Mayor Nelson José Noriega, (Jefe del Equipo Móvil de instrucción de Contra-guerrillas); el Mayor Roberto Moreán Umanéz, (plaza de la Escuela de Blindados); El Capitán Eduardo Lobo Parra, (plaza de la Escuela de Infantería); y el Teniente Marcos Arleo Espinoza, (plaza de la Escuela Técnica del Ejercito).
Antes de pasar retiro el General Sánchez Casanova, quiso dejar algo mas de lo que tanto dejó al Ejercito y no escatimó esfuerzo alguno para llevar adelante este trabajo de investigación, cuyas fuentes fueron precisamente los archivos que todavía existían en las antiguas sedes donde funcionaron los Teatros de Operaciones ( T.O.) y en el propio Centro de Operaciones Conjuntas (COC), organismos que se encargaron de llevar adelante y con éxito el combate contra la subversión armada en Venezuela, patrocinada y apoyada fundamentalmente por el régimen comunista de Fidel Castro en Cuba, y cuyo propósito siempre ha sido el de instaurar su revolución a nivel continental. Afortunadamente la lucha fue exitosa para las Fuerzas Armadas Venezolanas y los intentos, para ese momento, de Fidel Castro de instalar un régimen comunista en Venezuela se desvanecieron.
La comisión designada para llevar a cabo este trabajo de investigación, se subdividió en dos equipos; el primero lo constituyó el Mayor Moreán Umanéz y el Capitán Lobo Parra, quienes se encargaron de recabar la información correspondiente al Occidente del país; y el segundo, integrado por el Mayor Noriega y el Teniente Arleo Espinoza a cuyo cargo estuvo el Oriente del país. El Coronel Biaggini fungió como coordinador del trabajo y fue el principal redactor de la obra.
La investigación obligó a los dos equipos de trabajo, viajar hacia los lugares donde se encontraban los archivos y los sitios donde se llevaron a cabo las principales emboscadas que los irregulares le tendieron a las tropas de nuestras Fuerzas Armadas Nacionales. Así fue, como se revisaron los archivos del Teatro de Operaciones Nro. 3, los cuales se mantenían en la sede del GRUPO DE ARTILLERIA CRUZ CARRILLO en el Tocuyo Estado Lara; los del Teatro de Operaciones Nro 5 que funcionó en Yumare Estado Yaracuy, fueron localizados en la sede de la antigua 3ra. Brigada de Infantería en Barquisimeto, hoy 13 Brigada; la documentación del Teatro de Operaciones Nro 4, se encontraba en la sede de la Brigada de Cazadores en Maturín; y la documentación correspondiente a los Teatros de Operaciones Nros. 1 y 2, estaba en resguardo en la sede del Grupo de Planificación Operacional, ente que se denominó en épocas pretéritas el Comando de Operaciones Conjuntas, el cual para ese momento todavía funcionaba en las instalaciones donde mas tarde funcionara el CENTRO DE ESTUDIOS MILITARES AVANZADOS (CEMA) y hoy es sede de la ESCUELA DE INTELIGENCIA. Es interesante hacer énfasis en esta circunstancia, el COC conservaba la documentación que durante esos años de lucha, habían remitido todos los Teatros de Operaciones y los primeros Destacamentos anti-bandoleros que les precedieron como EL DESTOPAEZ Y EL DESTOFALCON , incluso allí para esa época (1980) se conservaba el Kardex con toda la información relativa a las fichas contentivas de las reseñas de la gran cantidad de bandoleros que conformaron las bandas armadas de los años sesenta.
En los archivos consultados era común ver el termino “bandolero”, esa fue la designación que el gobierno venezolano les dió a los subversivos que participaron en esta lucha, quienes a su vez se hacían llamar guerrilleros, ya que así se los imponía la doctrina castrista, esa misma que hoy influye con marcada incidencia en los destinos de nuestra Venezuela. Fue esta una manera de no darles el status de combatientes ni de fuerzas beligerantes, lo cual los alejaba de los preceptos del derecho de la guerra, a pesar de que observaban una cierta organización y la formación de cuadros de mando dentro lo que autodenominaron los “frentes Guerrilleros”. De esta forma, en la obra aparecen ambas acepciones, en referencia a los personajes que protagonizaron este episodio histórico por el lado de los irregulares que se oponían al gobierno y mantenían la presión de la lucha armada, como vía y medio para la obtención del poder en Venezuela.
El libro, Los cinco de Línea, viene a ser la memoria histórica de una época muy importante para el país y en especial para las Fuerzas Armadas Venezolanas y la razón que permite hacer esta afirmación es el hecho de que los archivos mencionados en los párrafos precedentes desaparecieron sin que hasta el momento exista alguna explicación al respecto. Prueba de ello es que uno de los miembro del equipo pudo constatarlo cuando se desempeñó como comandante de la 13 brigada de Infantería en Barquisimeto, allí para el año 1993, ya no existía ninguna pista de esta documentación, es lamentable que esto ocurriera porque allí estaba toda la documentación oficial emitida por los Teatros de Operaciones, por las Unidades que participaron activamente en esta lucha, los informes de patrulla levantados por los Oficiales y Sub-Oficiales, las Ordenes de Operaciones y en fin todo lo relacionado con esta experiencia. Existe bibliografía al respecto escrita o narrada por algunos de los participantes en uno u otro bando, pero la documentación oficial ya no existe, por lo tanto, este libro es parte importante y fundamental de esa memoria histórica y narra pasajes trágicos y dramáticos, como por ejemplo las muertes del SUB-TENIENTE ABELARDO ESTRADA VALE y seis soldados, como consecuencia de la emboscada de “El Potrero”, ocurrida el 27 de Abril de 1965; y la emboscada de “El Cepo”, donde perdiera la vida el TENIENTE DE CABALLERIA FELIX ALVAREZ ROMERO y otros seis soldados, hecho ocurrido el 13 de Marzo de 1966. Ambas emboscadas fueron emblemáticas para las Fuerzas Armadas y formaron parte de los casos de estudio en las Escuelas de Armas, los Equipos móviles de Instrucción y las propias unidades participantes (Cazadores, Infantería, Caballería, Infantería de Marina, Guardia Nacional etc.).
La información contenida en Los Cinco de Línea, indudablemente que no fué del todo bien vista por muchos personajes que aparecen citados en el libro como protagonistas de los hechos aquí estudiados y narrados, esa motivación originó una persecución de la obra en 1981, cuando por presiones de parlamentarios activos en el Congreso Nacional y personajes de la política, el Alto Mando de la época, (se desconoce si por instrucciones del gobierno o por propia iniciativa), ordenó recoger la edición completa del libro, la cual se había distribuido con numero serial a todas las unidades del Ejército. Sin embargo, algunos ejemplares lograron sobrevivir como el Nro 0097, cuya historia es interesante, pues se conservó en la biblioteca de un Oficial a quien un miembro del equipo redactor, en 1980 se lo regaló al entonces Tcnel.  Comandante del Batallón Carabobo Nro. 41. Hoy ese buen amigo  con muy buena disposición, lo cedió para el propósito de revisarlo, corregirlo y rescribirlo, a fin de continuar con el primigenio objetivo que se planteó el Sr. Gral. Brig. José Sánchez Casanova ... “dejar para nuestras futuras generaciones de Oficiales, esta obra, ya que la misma amerita que sus lecciones y sus enseñanzas descritas para los casos modelo, sirvan de guía en la actividad profesional del Oficial, y que mediante ella, puedan mejorar el empleo de sus conocimientos y puedan llegar a desempeñarse mejor y mas eficientemente en todas y cada una de las misiones que sus superiores les encomienden, si esto es así, creemos que hemos colocado un pequeño grano de arena en el acervo cultural militar de nuestras FUERZAS ARMADAS.”En la revisión se han corregido nombres, algunas imprecisiones de fechas y sobre todo los errores de trascripción, vista la circunstancia que para el momento de su producción hubo premura para la publicación, no existían las modernas computadoras de hoy y la reproducción se hizo en forma artesanal utilizando el antiguo y noble multígrafo de la DIRECCION DE EDUCACION DEL EJERCITO. En todo caso se mantiene intacto el contenido original de la obra, tal cual como fuera concebida, por el equipo de trabajo que tuvo a su cargo esta noble misión.
Por lo tanto se persigue con este blog, publicar el contenido del libro en su totalidad y buscar la discusión de ideas y el aporte de testimonios de muchos de los protagonistas y observadores de este período histórico, quienes tienen en sus mentes y en sus recuerdos las vivencias de muchos eventos que allí sucedieron.