sábado, 3 de abril de 2010

CAPITULO VII 14. Emboscada "Bajo La Cruz" 28 de Abril de 1978

14. Emboscada “Bajo La Cruz, efectuada por el grupo bandera roja a una compañía del Batallón de Cazadores “Coronel Vicente Campo Elías Nº 62”, en el sitio bajo la cruz, estado Anzoátegui el día 28 de abril de 1978.

Durante el mes de abril de 1978, el Comando de la Fuerza Específica Uribante  (FEU) (*) , ubicado en Buena Vista, a 10 kilómetros de la población de ANACO, dirigió operaciones de rastreo e inteligencia, en los Estados GUÁRICO, ANZOATEGUI, MONAGAS y SUCRE a través de los Comandos Operacionales Nro. 1, con sede en la población de ZARAZA, Nº 2 en SAN MATEO, Nº 3 en PUNTA GORDA y N° 4 entre CAÑO CRUZ y CASANAY. Estas operaciones estaban destinados a capturar y neutralizar varias bandas armadas integrantes del grupo Bandera Roja, que en número de veinticinco hombres cada una, operaban en estas zonas efectuado tomas de caseríos a donde dirigían mítines relámpagos e inmediatamente desaparecían.

El Comando Operacional N° 3 estaba bajo las órdenes del Teniente Coronel Quintero Figarella, Comandante del Batallón de Cazadores Coronel Vicente Campo Elías Nº 62, con cuatro compañías ubicadas en los puntos más importantes de la zona.

El 28 de abril en horas de la madrugada, el grupo Bandera Roja, con 25 hombres aproximadamente, efectúa la toma de EL SAMÁN, entre la población del MUNDO NUEVO y URICA, realizan un mitin dirigido a la población y pintan graffitis con consignas alusivas a su causa.

Mientras esto sucedía, el ciudadano Jesús López, habitante de ese caserío, logra evadir a los bandoleros y se dirige al Comando de la Fuerza Específica Uribante (FEU) donde hace del conocimiento a las autoridades sobre la situación reinante en EL SAMÁN. Se ordena rápidamente informar al Comando Operacional N° 2, responsable de la zona donde se había efectuado la toma. En vista de que en ese comando no respondían, el Teniente Coronel Quintero, Comandante de CO-3, quien estaba cerca del centro de comunicaciones, interrogó al radio-operador sobre lo que estaba sucediendo y este le respondió que la información que se escuchaba era una comunicación que trataba de hacer la FEU al CO-2, para ponerlos en conocimiento de que habían tomado el caserío EL SAMÁN.

Ante esta situación de inmediato, a eso de las 04: 00 horas, el Comandante Quintero tomó la iniciativa de ordenar al Sub-teniente Julio Rodrigo Sales que con 14 hombres y en dos vehículos, se dirigiese hacia esa población con el fin de efectuar las averiguaciones correspondientes, a la vez que ordenó al ST/2da José Nigo que tomara un vehículo de transporte de tropas (VTT), embarcara diez guardias nacionales y diez soldados para dirigirse de emergencia a los POZOS DE AREO, con el objeto de enterar al Teniente Hector Rodríguez Quijarro sobre la situación y hacerle de su conocimiento que debería dos Oficiales y 30 e/t para conducir una operación en el sitio de los sucesos. A las 05: 00 horas llegó al ST/2da Nigo a los POZOS DE AREO, le explicó al Teniente Rodríguez Quijarro la orden del Comandante y éste dispuso rápidamente de los dos Oficiales y 30 e/t, explicándoles lo referente a medidas de seguridad y reacción. Los Subtenientes Eduardo Suárez Varguillas y Luis Contreras Rote mas el Sargento Técnico de Segunda José Nigo con los diez guardias nacionales y 40 e/t se dirigieron a EL SAMÁN. Llegaron a las 05: 50 horas y allí encontraron al Sub-teniente Julio Rodrígo Sales con los 14 e/t, quienes tenían tomado el caserío efectuando averiguaciones por medio de interrogatorios a los pobladores.

El Sub-teniente Rodríguez habló con los otros Subtenientes y les informó detalladamente sobre lo que había sucedido y se dispuso efectuar la operación ordenada por el Comandante Quintero a lo largo de la ruta desde el crucero de BAJO LA CRUZ hacia URÍCA, por ambos lados de la carretera. Les preguntó en varias oportunidades si sabían dónde quedaba ese crucero y los Oficiales le respondieron que sí. Ante esta respuesta afirmativa envió la comisión y ésta salió a la 06: 10 horas hacia el sitio indicado.

Los Oficiales, el ST/2da y los 50 efectivos iniciaron el movimiento en el vehículo de transporte de tropa (VTT). A las 06: 30 horas llegaron al crucero de BAJO LA CRUZ y detuvieron el camión. Se presentaron dudas sobre si ése era o no el lugar y continuaron el movimiento. Cuando habían recorrido aproximadamente 150 metros, un soldado con dificultades para hablar (gago) observó a seis bandoleros sobre un terraplén de dos metros de altura, pero la dificultad para hablar sólo le permitió gritar y señalar hacia el sitio. Los bandoleros al percatarse de esto efectuaron ráfagas sobre el camión. Los dos Oficiales que iban agarrados de los tubos, ubicados en la puerta posterior del camión se lanzaron y dispararon hacia los bandoleros. El Subteniente Henry Contreras Rote recibió un impacto de perdigón en el pecho alojándosele en el abdomen y un disparo en el brazo. Dentro del camión los efectivos de la guardia nacional, con mucho miedo gritaban desesperados y los soldados cargaban sus armas, algunos disparaban hacia arriba y otros trataban de salir por la única puerta del vehículo techado.

Uno de los soldados recibió un impacto en la cabeza y murió instantáneamente mientras que dos Guardias Nacionales sufrían traumatismos al lanzarse del vehículo. El Subteniente Eduardo Suárez reunió un pelotón y efectuó una persecución sin resultados positivos. Posteriormente se inició una operación de rastreo con 19 pelotones, pero igualmente fueron negativos los resultados.

Por parte de los bandoleros, una mujer que estaba de guardia en el momento de pasar el camión, resultó herida pero fue evacuada por su compañero.

En el sitio se capturaron dos granadas de mano y comida para 15 personas, que efectuarían el desayuno.

Los reductos de bandoleros que aun se mantenían activos para 1978, mantenían actividades subversivas aisladas, con intención propagandística fundamentalmente y con actividades delictivas para autoabastecerse y sobrevivir, visto que desde hacía un buen tiempo dejaron de recibir apoyo internacional. Esta fue la última emboscada del período subversivo iniciado en los años sesenta, cuyo balance les fue adverso, pero como contraparte, beneficioso para la paz del país. Los aspectos analizados sobre la emboscada, que en su momento, hiciera la Inspectoría General del Ejército son los siguientes:

a) La FUERZA ESPECIFICA URIBANTE (FEU), fue un Comando Operacional sui generis, equivalente a una Unidad Superior, con características diferentes en su organización y funcionamiento a sus antecesores, los antiguos TEATROS DE OPERACIONES. Esta unidad no contaba con los recursos jurídicos y de inteligencia para la conducción de las operaciones. Su Estado Mayor difería de la magnitud de los Estados Mayores de los TO y las acciones de Comando, Control y Comunicaciones estaban disminuidas.

b) El Comando de la FEU, trató de dar la misión de actuar en EL SAMAN, al Comando Operacional Nro. 2, pero no lo logró, por fallas en la red de comunicaciones, de tal manera que hubo de ser cumplida por la iniciativa puesta de manifiesto por el Comandante del Batallón de Cazadores “Vicente Campo Elias” a cargo del Comando Operacional Nro. 3, a pesar de que ese no era su sector, en consecuencia este Batallón fue el que recibió la agresión de los bandoleros.

c) La falta de apoyo de transporte que sufrían las unidades del Ejercito, era acentuada, ello se evidenció en esta emboscada, donde la unidad en operaciones, contaba solo con un vehículo VTT o vehículo de transporte de tropa para uso administrativo, que no estaba configurado para ser utilizado en caminos o vías de penetración. Esta circunstancia obligó a que se excedieran los límites de carga, vulnerabilidad que jugó a favor de los bandoleros. Para el momento de la emboscada viajaban 54 hombres en el VTT.

d) En varias oportunidades fue elevada la solicitud de desincorporación del vehículo de transporte de tropa (VTT), por considerarse inapropiado para el traslado del personal en la zonas de riesgo y en un ningún momento fueron tomadas en cuenta las sugerencias por el Comando de la Brigada de Cazadores, sin embargo, por iniciativa del Comando del Batallón se le adaptaron dos puertas y barras de acero pero igualmente, no dejó de ser inadecuado para el uso de las operaciones de contra-guerrillas.

e) El consuetudinario error de movilizar vehículos sin protección, se repitió nuevamente, como consecuencia de una deficiencia mayor atribuida al Ejército, ente que no había dotado de medios de transporte a las Unidades de Cazadores, ya que sus prioridades fueron orientadas hacia la frontera con Colombia, para ello se hizo una adquisición bastante cuestionada de camiones Ford F-600, de dudosa calidad y sin las especificaciones militares mínimas deseadas. A estos vehículos los llamaban “urnas ambulantes”, por ser demasiado altos y aparatosos para el traslado de tropas. En síntesis las unidades de cazadores pasaron a un segundo plano.

f) Las unidades mas apropiadas para las operaciones eran y siguen siendo los vehículos M-35 de 2 ½ toneladas en sus varias versiones, al igual que las camionetas ¾ toneladas, se desconoce la razón por el cual los altos mandos de la época no decidieron por este vehículo ya probado y utilizado con éxito en los años sesenta, en lugar del F-600.

g) Se determinó que el personal de tropas no llevaba el arma en orden de combate (arma aprovisionada y cargada).

h) El sistema de comunicaciones entre la FEU y los comandos operacionales no funcionó adecuadamente, a pesar de que los Procedimientos Operativos establecían que las bases operacionales y las unidades debían establecer en sus instrucciones permanentes de comunicaciones (IPC) e instrucciones operativas de comunicaciones y (IOC) el horario de llamadas a regir diariamente. Durante estas operaciones se hacia necesario implantar horarios nocturnos con reportes cada media hora y si la situación lo ameritaba los radio-operadores debían permanecer en radio escucha durante el período que fuese necesario.

i) Los Oficiales, todos recién graduados, eran poco conocedores de la zona, tal vez por vergüenza no fueron sinceros en sus respuestas ante las preguntas de sus superiores sobre este aspecto.


(*) Comando especial activado, para cumplir las funciones del TO-4, el cual había sido desactivado a raíz del proceso de pacificación. La mision de este Comando era someter a los disidentes del proceso subversivo que no aceptaron la pacificación, pero sin la fuerza y las atribuciones que dispusieron el funcionamiento de los desaparecidos TEATROS DE OPERACIONES.