lunes, 30 de noviembre de 2009

CAPITULO V 24. Relato de (a) Choropo

24. Relato del Bandolero Cándido Martínez (a) Choropo en la reacción a la emboscada en Cerro Atascadero.
-Yo participé en la emboscada del día domingo en la mañana del mes próximo pasado en el sitio del Atascadero; esta operación se planteó en el cerro San José, bajo el mando de Agustín Peña, junto con los ciudadanos Alirio Riera, Rafael Riera, Simón García, Clemente García, Emilio Sandoval, Pardo Flores, José Perdomo, Teófilo González, Félix Barragán, Simón Días y Segundo Valderrama.
El día viernes 14 de Octubre a las 17 00 horas nos reunimos en la quebrada de El Charal unos veinte bandoleros; de esta reunión se escogieron diez elementos que serían los que iban a tirar la emboscada y que ya nombre anteriormente: los otros diez se dirigieron a un campamento que teníamos de instalado en Combalombo.
Ese viernes dormimos los que íbamos a tirar la emboscada en un campamento a la quebrada de El Charal, amanecimos el día sábado y en las primeras horas de la mañana nos bañamos en la mencionada quebrada y nos vinimos a desayunar más abajo del caserío Cupa, en la bodega de Sabino Rivero ubicada en un sitio que llaman Gusaniyal aquí en Gusaniyal nos dijo un tipo de nombre Marcelino Díaz, que el Teniente iba a pasar por el caserío San José y ubicamos el sitio donde íbamos a tirar la emboscada.
Agustín Peña nos organizo en dos grupos de a cinco, y yo pertenecía al grupo que comandaba Simón Díaz y los otros eran Alirio Riera, Teófilo González y Rafael Riera; las instrucciones que nos habían dado era de dispararle al Ejército cuando pasara, yo portaba un FAL y los otros lo mismo, pues hago constar que los otros lo mismo, que dirigían la emboscada eran Agustín Peña y Simón Díaz portaban sub ametralladoras.
Se utilizaron granadas, yo cargaba una y los otros de a dos, teníamos de a cuatro cacerinas, de las mías disparé dos, Agustín Peña y Simón Díaz al terminar los disparos, brincaron encima del jeep y les quitaron el armamento a los militares, tales como granadas, dos FAL y una pistola, junto con unas fornituras; al terminar la emboscada, nos ocultamos cinco detrás de un cerro y el resto se disperso. Inmediatamente nos trasladamos a Cantarrana donde existe un campamento comandado por Rafael Vázquez, allí nos reunimos y nos faltaron dos hombres, pues no sé la forma como murieron, creo que fuimos nosotros mismos cuando disparamos.
Matamos a los dos que iban adelante y los otros quedaron heridos... nosotros le dijimos a Agustín Peña para rematar a los soldados heridos y éste dijo que no... los heridos de nosotros fueron Alirio Riera y Rafael Riera y en vista de que estaban muy heridos y no iban a aguantar el camino, Agustín Peña cortó un palo y los rematamos para no dejarlos heridos por ahí, yo le di dos veces por la cabeza y los otros también lo hicieron por la cabeza y el cuerpo, luego los enterramos en el cerro detrás de San José, por separado....