sábado, 29 de agosto de 2015

EL EXPEDIENTE ROJO. PRIMERA PARTE

20 FEBRERO DE 2006



El Expediente Rojo - Primera Parte

¿Qué papel jugó Cuba?
Detalles de la intervención comunista de Fidel Castro en Venezuela:

http://expedienterojo.blogspot.com/2006/02/el-expediente-rojo-primera-parte.html
EL 23 DE ENERO DE 1959, FIDEL CASTRO VISITÓ VENEZUELA. SUS PASOS Y SU INTROMISIÓN ABRIERON EL CAMINO AL RÍO DE SANGRE QUE SIGUE FLUYENDO EN AMÉRICA LATINA. http://expedienterojo.blogspot.com/2006/02/el-expediente-rojo-primera-parte.html
__________
APENAS COMENZADO EL AÑO de 1959, y aun sin posesionarse de la Presidencia de la República el candidato electo por voluntad popular el siete de diciembre de 1958, Rómulo Betancourt, el castro-comunismo -que entonces comenzaba a usar la máscara que luego se quitaría sin recato alguno- dio en Caracas sus primeros pasos tras la visita de tres días que hizo a Caracas Fidel Castro.

El jefe cubano había sostenido una importante, clave y muy prolongada reunión con los dirigentes del Partido Comunista de Venezuela (PCV), quienes inmediatamente tras la visita del jefe guerrillero de Cuba, iniciaron la que sería después la más sangrienta ofensiva totalitaria contra la seguridad de las instituciones democráticas venezolanas. Instituciones democráticas convalescientes todavía de la década de Marcos Pérez Jiménez.

Posteriormente aparecería el célebre y contradictorio documento comunista denominado "Una polémica necesaria" (firmado por Pompeyo Márquez), mediante el cual el PCV fija los puntos en relación a los cuales había algo mucho más allá que la simple ausencia de discrepancias entre los sectores del marxismo-leninismo venezolano y el cubano. Sobretodo, después de la atmósfera latinoamericana creada por la intervención castrista en Panamá, donde 87 barbudos cubanos desembarcaron en abril de 1959 en las proximidades de Santa Isabel, así como las intervenciones cubanas contra Nicaragua y República Dominicana. Este documento del PCV, rompía abiertamente con el sentido de soberanía nacional y de respeto a la determinación propia de los venezolanos. Cinco puntos de este documento del son elocuentes:
"1.- Que la mayoría de los países de América Latina tendrán que recorrer un camino no pacífico para alcanzar su liberación;
2.- la perspectiva socialista de la revolución latinoamericana;
3.- la necesidad de coordinar la solidaridad a escala continental y mundial;
4.- la importancia internacional de la victoria de la Revolución Socialista de Cuba y la ineludible tarea de defenderla;
5.- y que el deber de un revolucionario es hacer la revolución".
***

Las armas de las UTC de guerrilla urbana:
Durante la tal "insurrección popular" de los días 25 y 28 de octubre de 1960, los focos de terroristas apostados en sectores de las urbanizaciones "23 de Enero" y "Simón Rodríguez" exigió por primera vez el empleo de fuerzas especiales para dominar   el  mayor  brote  conocido,  hasta   entonces,   de guerrilla urbana. Posteriormente quedó en evidencia policial que,  ya para este evento,  habían fluído a Venezuela armas procedentes de los países comunistas enviadas a través de Fidel Castro.

El Embajador cubano reacciona:
Para el 28 de agosto de 1961, las constantes agresiones contra cubanos anti-castristas en Venezuela por parte de hordas comunistas recrudecen (como continuaría sucediendo en septiembre, octubre y noviembre). Al crimen desatado contra los anti-castristas, se une la procacidad del gobierno de Cuba contra Venezuela: El canciller cubano Raúl Roa insulta y calumnia, en propio suelo venezolano, al presidente Betancourt. La ruptura de relaciones está en marcha.

Luben Petkoff confiesa:
En Puerto Cabello, el 2 de junio de 1962, tiene lugar el tercer atentado directo contra las Fuerzas Armadas Nacionales. Bandas comunistas se apoderan de la Base Naval. El terror cunde en la población. Fanáticos secuestran personas, disparan desde diversos lugares, emboscan en "La Alcantarilla" a soldados venezolanos que son acribillados bestialmente. Hay muchos muertos. Tras la reacción del Ejército venezolano que dominó el suceso, el diputado Luben Petkoff es neutralizado y detenido in fraganti con el armamento aun caliente, y durante el interrogatorio confirmó el papel inspirador, planificador y de comando intervencionista del gobierno cubano en el repugnante evento.

Arsenal cubano de Punta Macoya a Macama:
Las Fuerzas Armadas de Cooperación (Guardia Nacional) realizaron, el 11 de noviembre de 1963, el mayor hallazgo de armas enviadas directamente desde Cuba con el propósito de producir violencia y sabotear al máximo las elecciones del primero de diciembre.

El mismo guerrillero Douglas Bravo, posteriormente declararía que: 
"El impacto [por la captura de las armas] fue tremendo. Se nos cayeron todos los planes. Los proyectos con los pertrechos que esperábamos cubrían un amplio plan de operaciones. Nacionalmente se programó la llamada 'Operación Caracas', que consistía en un levantamiento general de las unidades guerrilleras urbanas (UTC), y el ataque a las principales tropas del gobierno en la capital. (...) La idea era reunir a todo el personal el 1º de diciembre... Pero en eso recibimos una mala noticia: en las costas de Falcón habían capturado las armas que esperábamos".
El aviso lo había dado unos pescadores. El cargamento de guerra fue desenterrado en "Macama", un lugar del estado Falcón, en las costas de la peninsula de Paraguaná. El arsenal criminal pesó más de tres toneladas, encontrándose uno de los botes en el cual las armas habían sido transportadas, ciertamente, desde una embarcación mayor procedente de La Habana u otro puerto cubano.


El cargamento incluía:

1.- Cañones sin retroceso, calibre 55 mm.

2.- Morteros de 60 mm.

3.- Bazukas calibre 3.5".

4.- Subametralladoras UZI, calibre 9 mm., fabricadas en Bélgica.

5.- Fusiles automáticos F.N. de asalto ligero (FAL), calibre 7.61 mm. (NATO).

6.- Cargas explosivas para bloques de demolición M3 (composición C3).

7.- Cohetes ligeros calibre 3.5" en estuche metálico para bazuka.

8.- Granadas para morteros de 60 mm.

Los seriales de estas armas habían sido borrados para evitar su identificación y procedencia. Pero los técnicos del Ejército venezolano no sólo identificaron la procedencia de las armas (fábrica incluído), sino que lograron hacer visible en varias de ellas el escudo de la República de Cuba, a cuyo gobierno la casa belga fabricante las había enviado como parte de un cargamento mayor en 1960.

La investigación fue aún más completa. Se estableció con toda exactitud que en los primeros meses de 1959, Fidel Castro había enviado a Europa al comandante del ejército rebelde Ricardo Lorié (posteriormente exilado en los Estados Unidos) con la misión de comprar armas belgas y francesas. El cargamento descubierto en las costas del estado Falcón, fue una parte de la compra hecha por Lorié cuatro años antes.

Con tan fehaciente prueba, Venezuela invocó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) solicitando la convocatoria urgente del Órgano de Consulta a fin de que la OEA oyera la acusación contra Castro por flagrante agresión e intervención.

De esta manera, los intentos criminales del castro-comunismo dirigidos al objetivo esencial de impedir la elecciones del 1 de diciembre, recibieron un duro golpe tanto por la denuncia venezolana al nivel máximo de las Américas como por la incautación de semejante cargamento de armas, que de otro modo hubieran sido usadas contra el pueblo y la soberanía de Venezuela.

Aberrante solidaridad:
Tras la intensificación de la violencia en todo el territorio nacional, junto a los asesinatos de numerosos miembros de la policía y de las Fuerzas Armadas por parte de la guerrilla marxista, y ante el potencial fracaso de la "Operación Caracas", el 2 de octubre de 1964 Fidel Castro abierta y cínicamente anunciaba en La Habana la creación del "Comité Cubano de Solidaridad con Venezuela" para el auxilio de los terroristas, mientras líderes del PCV y del MIR hacían llegar al Congreso Nacional un documento clandestino en el cual amenazaban con llevar al país "por un baño de sangre" como vía al derrocamiento del gobierno electo para la instauración de un régimen igual al de Fidel Castro en Cuba.


Propaganda subversiva cubana:
La policía venezolana incauta el 16 de febrero de 1965, en el Puerto de La Guaira, un cargamento de propaganda subversiva procedente de Cuba. Esta gran carga de volantes y ediciones subversivas impresas en Cuba, se intenta introducir en Venezuela a bordo del vapor "Santa Rosa".

Puente de coordinación masivo:
Después de las recientes y fulminantes derrotas guerrilleras en la captura de las armas cubanas y por la masiva participación en las elecciones de diciembre de 1963, el Destacamento Guerrillero del Sur y el Frente Guerrillero José Leonardo Chirinos (Lara-Yaracuy-Falcón), abrumado por el fraccionalismo de los comunistas venezolanos, elabora una serie de propuestas entre las que aparece el envío de delegaciones masivas y permanentes a La Habana para corregir más estrechamente con el gobierno cubano el curso de la lucha guerrillera. A partir de las elecciones de diciembre de 1963 se intensifica el puente de coordinación masivo (en persona) entre guerrilleros venezolanos y el gobierno cubano. Entra en praxis el Comité Cubano de Solidaridad con Venezuela. El 14 de abril de 1965, Douglas Bravo y sus lugartenientes Elías Manuit Gamero y Alcides Hurtado han regresado a las montañas del Estado Falcón ya procedentes de Cuba. También se acuerda la misión representativa en Cuba del Presidente del FLN, Fabricio Ojeda (ex-URD), a fin de mantener entrevista permanente con Fidel Castro. Ante la noticia de la captura de Fabricio Ojeda, la guerrilla castro-comunista decide asignarle la tarea articuladora de Ojeda entre La Habana-FLN a Elías Manuit Gamero.


Desembarco de cubanos con Petkoff:
El 24 de julio de 1966, desembarca -proveniente de Cuba- en las costas de Falcón el guerrillero Luben Petkoff al frente de un contingente guerrillero de hombres armados, para reforzar las posiciones del Destacamento del guerrillero Julio Chirinos y del Destacamento Guerrillero del Sur con Douglas Bravo del PCV-FALN-FLN. Frentes remanentes en conexión con Cuba que esperaban el desembarco de estas tropas. Se trataba de un contingente de cubanos y venezolanos adiestrados por el régimen de Fidel Castro. A partir de este desembarco, con la ayuda directa del gobierno cubano, se logra convocar la Primera Conferencia FLN-FALN en las montañas de Falcón y el reagrupamiento en diciembre de 1966.

Nota oficial de Radio Habana-Cuba:
En la transmisión regular de Radio habana-Cuba, el 4 de noviembre de 1966, el "Comandante Elías", Elías Manuit Camero, anunció que la lucha armada continuaría en Venezuela hasta lograr la "toma del poder", y que la nueva estrategia se apoyaba en tres puntos fundamentales:

"a) la lucha armada como único camino para la "liberación".
b) la conquista del poder por las armas.
c) el apoyo, como lo hace Cuba, a la causa de la "liberación" real del continente americano".
Papel de la misión permanente en Cuba:
El 1 de enero de 1967, en el periódico comunista "Granma", aparece un artículo firmado por Gaspar Rojas, entonces jefe de la Misión Permanente del FLN-FALN en Cuba, bajo el título de "El pueblo y sus FALN han suspendido las garantías a los verdugos de Venezuela". Constituye una nota ridícula, cínica y enfermiza. Al día siguiente del mencionado artículo, Fidel Castro califica al jefe de la guerrilla rural en Venezuela, Douglas Bravo, como "heroico combatiente" que "salvó a la revolución venezolana". La frase, además de corroborar el apoyo cubano al desembarco del 26 de julio pasado y de constituir una afrenta descarada e intervencionista, no tiene ningún sentido.

Machurucuto:
El 8 de mayo de 1967, desembarca en las playas de Machurucuto un grupo de guerrilleros cubanos. Con ellos, diez comunistas venezolanos adiestrados en Cuba. El lugar elegido para esta nueva intervención armada está en las costas de Barlovento, litoral centro-oriental del país. Los agresores comunistas llegan desde La Habana en un barco nodriza. Y en lanchones, con tubos de goma Neupren, se acercan a tierra. Desembarcan las armas. Los cubanos regresan a la nave que los espera. Los venezolanos recogen el cargamento de guerra y marchan hacia la montaña sin pensar que el fracaso aguarda a sus cómplices cubanos.

La guaya que une a las dos barcazas se rompe. Zozobra una de las embarcaciones y muere un teniente cubano de apellido Picó. Los otros tres -eran cuatro cubanos en esa barcaza- nadan hasta la costa. Sus nombres: Antonio Briones Montoto, Manuel Gil Castellanos y Pedro Cabrera Torres, dos tenientes y un sargento de milicias, respectivamente.

DOS CUBANOS DE LA INTERVENCIÓN CASTRO - COMUNISTA  CONTRA VENEZUELA, CAPTURADOS EN "EL GUAPO" (BARLOVENTO):


EL TENIENTE MANUEL GIL CASTELLANOS Y EL SARGENTO DE MILICIAS PEDRO CABRERA TORRES.
El 9 de mayo, apenas a 24 horas del desembarco, los tres comunistas cubanos son avistados en las inmediaciones de "Juan Díaz", cerca de "El Guapo", estado Miranda. Tratan de resistir al Ejército venezolano. Uno cae muerto, Briones Montoto. Los otros dos se entregan y confiesan lo de las armas. Venezuela logra, una vez más, otra prueba de la grosera y criminal intervención de Cuba comunista contra la soberanía nacional y la vida de los ciudadanos venezolanos.

¿Amedrentando al Presidente de Venezuela?
El día 26 de julio de 1967 a las 6:30 a.m., la guerrilla castro-comunista lanza una granada de fusil contra "La Casona", residencia del Presidente de la República, Dr. Raúl Leoni. La granada no cae en la casa presidencial, cruza sobre ella y estalla cerca de una vivienda vecina, que sufre apreciables daños. Dos días después la emisora de radio de La Habana confirma la autoría del hecho criminal, añadiendo que: "...es bueno recordarle al tirano de Venezuela que el 26 de julio ha dejado de ser una fecha exclusivamente cubana, para convertirse en un símbolo de la revolución de América".

Más consejeros militares cubanos:
El 24 de agosto de 1967, es asaltada la agencia del Banco Miranda, en Antímano, al oeste de Caracas. Allí muere el guerrillero Félix José Faría Salcedo, alias "Comandante Claudio". La policía detiene al tratar de huir al cubano Manuel Espinoza Díaz, sargento de tercera de las milicias castristas, destinado en misión especial a la ofensiva guerrillera contra Venezuela. Otra evidencia clara de la intervención de Castro en Venezuela.


Antivenezolanismo comunista:
El jefe de la policía de Petare, Ramón López Garay, es atacado sorpresivamente cuando viajaba en su vehículo particular. Hubo disparos pero el oficial resulta ileso. La noticia de éste atentado contra una autoridad, así como otras muchas, es transmitida muy complacidamente por Radio Habana-Cuba, y publicada con el mismo tono de satisfacción por el periódico Granma el 15 de enero de 1968.

***
Múltiples fueron las notas de prensa y transmisiones emitidas por el gobierno comunista de Cuba  contra la democracia venezolana, así como muchos guerrilleros venezolanos fueron adiestrados en  misión permanente entre La Habana y Venezuela. Fidel Castro, su gobierno y su red terrorista, siempre cumplieron un papel de inspirador, planificador, de comandancia estratégica y hasta táctica. A la intromisión del comunismo cubano en Venezuela siempre la ha caracterizado el estar poseída por un ímpetu indudablemente obsesivo.

Múltiples son las pruebas de esta grosera intervención extranjera y violenta cuyos pasos abrieron el camino al río de sangre que enlutó a miles de hogares de soldados, policías y civiles venezolanos, río de sangre éste, que sigue fluyendo injustamente en nuestra América Latina.


EXPEDIENTE ROJO PRIMERA PARTE