domingo, 28 de marzo de 2010

CAPITULO VI 2. El "Carupanazo"

2. El Carupanazo 4 de mayo de 1962.

En las primeras horas de la madrugada, el Batallón de Infantería de Marina "Sucre" Nº 3, acantonado en la ciudad de Carúpano, se subleva contra el Gobierno Constitucional y obligan a plegarse al movimiento a un Pelotón de la Guardia Nacional, desde cuya sede inician un movimiento hacia el aeropuerto y hacia la emisora Radio Carúpano, desde donde lanzan un manifiesto suscrito por trece (13) Oficiales, a la cabeza figura el Capitán de Corbeta Jesús Teodoro Molina Villegas, presunto jefe de la intentona.
El movimiento había comenzado a las dos de la mañana, pero se tienen las primeras noticias a las 04:30 horas, por boca de un Sargento Técnico, a quien el grupo rebelde comisiona para trasladarse a Casanay y Caripito, con el propósito de sumar al movimiento, a los pelotones de Guardias Nacionales acantonados en que esas poblaciones.
El Comando de la sublevación se apodera de un avión comercial F-27 de la línea aérea Avensa y efectúa vuelos de reconocimiento sobre la ciudad y sus alrededores. Después de las ocho de la mañana, la Dirección Nacional de Información hace del conocimiento al país sobre la situación.
Unidades del Ejército fueron enviadas desde Maturín y Ciudad Bolívar para reforzar los puestos más próximos a Carúpano y una Unidad de las Fuerzas Aéreas sobrevoló a la ciudad para buscar la rendición del grupo de facciosos. Al ocurrir esto, los sublevados abandonaron el Cuartel, para luego instalarse después del mediodía, en el Liceo Simón Rodríguez ubicado en el centro de la Ciudad, posteriormente se le sumaron unos 100 estudiantes que estaban en huelga desde el 24 de abril, a quienes les entregan armas largas para apoyar la intentona. Simultáneamente Molina Villegas ordena saquear los negocios con el fin de abastecer a las tropas.
De la policía desaparecieron 80 fusiles FN-30, 120 Revólveres y Bs. 3000; de las oficinas del Ministerio de Obras Públicas los insurgentes se apropiaron de Bs. 115.000.
Tomaron los sitios estratégicos de la ciudad, tales como: azoteas de las iglesias, salón de lectura de la ciudad, edificios en construcción, bombas de gasolina, techos de las casas, el cerro La Gata y El Calvario.
Destacaron diferentes comisiones con el fin de convencer a la ciudadanía y ganarla para la causa.
Por la tarde, Infantes de Marina fueron embarcados desde La Guaira por vía aérea con destino a Cumaná, para desde allí iniciar una operación convergente sobre Carúpano con los Batallones de Infantería Urdaneta, Sucre y Mariño, reforzados con Artillería y las Fuerzas Aéreas.
En la noche, ciudades próximas a Carúpano, oyeron emisiones radiales del Comando de Recuperación Democrática. Asimismo, desde el palacio de Miraflores y luego de la lectura del decreto por el cual fueron suspendidas las garantías constitucionales, el Presidente Rómulo Betancourt dirigió un ultimátum a los rebeldes dándoles plazo hasta la madrugada del día 5 de Mayo para que se rindieran, de lo contrario, tomarían la plaza por asalto. 4000 hombres marchan sobre Carúpano, partiendo desde Casanay por dos entradas.
Los aviones sobrevolaron y bombardearon la torre de transmisiones de la Emisora Radio Carúpano y el aeropuerto, paralizando los vuelos de reconocimiento del avión de Avensa que estaba en poder de los rebeldes.
Los insurgentes avanzaron hacia San José de Aerocuar y el Jobo, donde obligan a algunos jóvenes a seguir con ellos hacia las ciudad dominada, en virtud de no haber logrado apoyo del campesinado.
Se mantuvieron en estos sitios hasta las 18:00 horas, retirándose luego hacia las ciudad de Carúpano, cuando se percatan que tropas leales avanzaban hacia ellos.
El Capitán de Navío Jesús Carbonell Izquierdo hizo despachar los destructores Nueva Esparta y Aragua y los transportes T-13 y T-14 al mando del Capitán de Navío Moreno Piña, quien llevaba, también instrucciones de parlamentar con Molina Villegas.
Lo sediciosos, después de abandonar el Liceo, se refugiaron en casas particulares y poco a poco fueron desmoronándose como grupo, unos comienzan a huir y otros hechos prisioneros por las fuerzas leales.
Con fuego de artillería y de armas automáticas, las fuerzas leales conquistaron a Carúpano, apoyadas por campesinos y adeptos y son éstos los que detienen el 5 de Mayo a las 1800 horas a Molina Villegas y a otros cabecillas del movimiento,.
En el Liceo Simón Rodríguez, se incautaron 36 ametralladoras, 9 fusiles ametralladoras y ocho cajas de dinamita.

Insurgentes Cabecillas:
Los Oficiales que lideraron el golpe del “Carupanazo”, como se conoce este evento en la historia venezolana, fueron los siguientes: CAPITÁN DE CORBETA JESÚS MOLINA VILLEGAS, MAYOR PEDRO VEGAS CASTEJÓN, CAPITÁN OMAR ECHEVERRÍA, TENIENTE DE FRAGATA LUIS DELGADO DELGADO, TENIENTE (FAC) HÉCTOR FLEMING MENDOZA, TENIENTE DE FRAGATA JESÚS FARIAS ABREU, ALFÉREZ DE NAVÍO EPIFANIO REQUENA y 4 SOPC de la Marina.