viernes, 2 de abril de 2010

CAPITULO VII 8.Emboscada "La Horqueta" 5 de Noviembre de 1969

8. Emboscada “La Horqueta” efectuada por el Destacamento móvil del frente Guerrillero “Antonio José de Sucre” a un pelotón del Batallón de Infantería Sucre Nº 51 en la curva La Horqueta entre las poblaciones Santa Rosa y Anaco Estado Anzoátegui, el día 5 de noviembre de 1969.


Ante la ofensiva puesta en práctica por los bandoleros del Frente Guerrillero “Antonio José de Sucre” en los alrededores de las poblaciones de LA CEIBA, ANACO Y ARAGUA DE BARCELONA, el Comando del Teatro de Operaciones N° 4, dirigía operaciones en las inmediaciones de esas poblaciones con el fin de capturarlos o destruirlos y así terminar con el malestar e inseguridad de que eran objeto los pobladores de la zona.

El Comando de Batallón de Infantería Sucre Nº 51, que operaba a orden del TO-4 instaló su Puesto de Comando en Santa Rosa e inició sus operaciones de escudriñamiento en ese sector asignado en la Orden de Operaciones.

Después de haberse efectuado el desayuno del personal de tropa que se encontraba en el Puesto de Comando de Santa Rosa, el ecónomo de la unidad se le presentó al Capitán Aníceto Rivas Cermeño S-4 de la unidad, para notificarle que los alimentos que quedaban en la despensa no alcanzarían para el mediodía. Ante esta novedad, el Capitán Rivas organizó un convoy con el fin de buscar algunos artículos y completar la alimentación destinada al almuerzo.

El dispositivo del convoy fue el siguiente :

- Primer Vehículo: un Jeep M-38A1 con el Capitán Capitán Aníceto Rivas Cermeño  y tres e/t.

- Segundo Vehículo: un Camión M-35 con 12 e/t.

- Tercer Vehículo: un Jeep M-38A1 con el Sargento Segundo Abigail Rojas y 3 e/t.

Una vez organizado el convoy, a las 08:10 horas se dio inicio al movimiento motorizado desde la población de Santa Rosa hacia Anaco y a eso de las 08:20 horas, después de haber recorrido unos ocho kilómetros aproximadamente, fue emboscado en la curva La Horqueta por un grupo de seis a siete bandoleros que estaban colocados del lado izquierdo de la carretera, ocupando un sector de 30 metros, donde la vegetación era baja.

El fuego nutrido de armas automáticas, producido por los bandoleros, fue concentrado en el camión M-35, segundo vehículo del convoy, por espacio de varios segundos, con el fin de aniquilar a los doce soldados y no dar lugar a la reacción del personal de tropa. Ante la sorpresa, cayeron los dos granaderos de fusil y otros dos soldados fueron heridos, mientras el resto del personal de tropa del camión M-35, reaccionó lanzándose a ambos lados de la vía, mientras el conductor sacó el vehículo de la zona de la emboscada, que se incendió a consecuencia de un disparo que hizo impacto en un bidón de gasolina.

El Sargento Segundo Abigail Rojas dirigió las acciones desde la retaguardia, evitando que los bandoleros salieran a la carretera a rematar a los heridos y apoderarse de los fusiles y el equipo individual de las victimas. Con esta actitud valerosa hizo huir a los bandoleros hacia el sur del sector.

A todas estas, el Capitán, que había seguido en el Jeep con los 3 e/t se detuvo a una distancia de 500 metros aproximadamente, pero cuando llegó al sitio de la emboscada ya era tarde, los bandoleros habían consumado su acción y dado a la fuga.

El Distinguido Francisco Pire Arcano y el Soldado Melio Pacheco combatieron al lado del Sargento Segundo Abigail Rojas y auxiliaron a los heridos.

El Capitán Capitán Aníceto Rivas Cermeño  efectuó una persecución de aproximadamente 30 mts. y posteriormente se devolvió para ir a buscar refuerzos al puesto del Comando de Santa Rosa

El año 1969 fue pródigo en emboscadas y acciones subversivas en el oriente del país, el frente subversivo Antonio José de Sucre, buscaba la forma de mantenerse activo a costa de los daños que pudiese causar a las Fuerzas Armadas. En esta emboscada se observaron algunos errores de conducción y de mando que incidieron en los resultados, los informes que reposaban en los archivos del Comando de Operaciones Conjuntas, revelaban algunos aspectos, entre ellos:

a) El Comando el Batallón permitió que el Capitán S-4, se encargara personalmente de realizar la comisión administrativa de buscar la alimentación, cuando esa no era su función. En su lugar ha debido enviarse a otro profesional de los elementos de maniobra de la Unidad (Compañías de Cazadores). (*)

b) La actitud del Capitán Capitán Aníceto Rivas Cermeño,  no fue la más apropiada en el momento de la emergencia, su reacción al frente de los soldados que estaban a su mando, fue débil y poco efectiva, disponía de 19 efectivos y nos supo maniobrar con ellos. Lo mas censurable de su conducta fue dejarlos abandonados con el pretexto de ir hacia su Puesto de Comando en busca de refuerzos.

c) El Sargento Segundo Abigail Rojas con dos soldados, solamente fueron quienes reaccionaron y pudieron evitar un resultado mas nefasto, mientras el resto del personal en cierta forma fue presa del temor.



(*) En esos años las Unidades que participaban en Operaciones Antisubversivas, eran organizadas bajo el patrón de los Batallones de Cazadores (Tres Compañías de Cazadores y una Compañía de Mando Apoyo y Servicios)