martes, 30 de marzo de 2010

CAPITULO VII 5. Emboscada "Curva El Peligro" 5 de Febrero de 1969

5. Emboscada efectuada por el Frente Guerrillero “Antonio José de Sucre” a un pelotón del Batallón de Infantería “Mariño Nº 52”, comandado por el Subteniente Quintero Bizcaíno en la curva “El Peligro”, tramo Carretero Las Trincheras-San Lorenzo, en las inmediaciones de la población de Cumanacoa, Estado Sucre, el día 5 de febrero de 1969.


El día 2 de febrero de 1969, la Comandancia del Frente Guerrillero “Antonio José de Sucre” envió un comunicado al Sargento Segundo, Comandante del Pelotón de la Guardia Nacional con sede en Cumanacoa, Estado Sucre, donde le informaba lo siguiente:

a) Que haría incursiones de adoctrinamiento de la población en ciertos lugares de Cumanacoa.

b) Advierte a la Policía y a la Guardia Nacional que deberían ausentarse del pueblo y así evitar derramamiento de sangre.

El día 3 de Febrero, el frente guerrillero tomó la población y bloqueó las salidas a las 19:45 horas, con una cantidad calculada en treinta bandoleros. En el pueblo se encontraban los siguientes efectivos: El Capitán Julián Vazquez Marciano, un Maestro Técnico de 2da de las Fuerzas Aéreas, diez Guardias Nacionales y nueve Policías.

El Capitán Julián Vazquez  quien se encontraba de transito en el sitio, al percatarse de la presencia de los bandoleros, hizo lo posible para comunicarse con el Batallón de Infantería Mariño Nº 52, acantonado en la ciudad de Cumaná y al no lograrlo, burló el bloqueo de una salida tomada por los irregulares y se dirigió hasta la mencionada ciudad de Cumaná, donde le informó de la situación al Oficial de Día y al Primer Comandante de la unidad, a las 21:30 horas.

El día 4 de Febrero, el Coronel José Rufino Duque, Jefe de Estado Mayor del TO-4, fue comisionado por el Comando de la División para efectuar las averiguaciones pertinentes, por lo cual se hizo acompañar con dos Subtenientes y 9 e/t. A la altura de La Quebrada Monagas, en la zona de la cuesta entre Cocollar y Cumanacoa, los bandoleros emboscaron a esta comisión resultado solamente herido, el Coronel Duque en el brazo derecho, gracias a la valerosa acción de los Oficiales y Tropas, tal como se relata en el numeral anterior.

El día 03 de Febrero de 1969, al recibirse la información sobre el mitin que habían dado los bandoleros en la población de Cumanacoa, inicialmente se ordenó la movilización de dos pelotones de cazadores del BI Mariño Nº 52, comandados por los Subtenientes Quintin Bizcochuelo y Jugo González para que averiguaran lo sucedido. Estas unidades al llegar a la población indicada, efectuaron una operación de escudriñamiento en los alrededores y permanecieron allí en espera de órdenes.

El día 4 de Febrero de 1969 salió para Cumanacoa, el Capitán Luis Roco Morles, al mando de dos pelotones de fusileros con la finalidad de constituir la Compañía con los dos pelotones anteriores. Ya conformada la unidad, el Capitán decidió hacer un reconocimiento al día siguiente, hacia los sectores de LAS TRINCHERAS y SAN LORENZO.

Al siguiente día el Subteniente Quintin Bizcochuelo salió en misión de reconocimiento en dirección hacia LAS TRINCHERAS y SAN LORENZO con 19 e/t, a fin de efectuar un reconocimiento de la zona y también escudriñamiento, con la finalidad de detectar la presencia de los bandoleros. Después de haber subido hasta LAS TRINCHERAS y reconocido el sector, regresaron hacia SAN LORENZO, cuando subían una cuesta de la carretera, el grupo de reconocimiento encontró a un ciudadano portando un nivel, quién se identificó como topógrafo del I.N.O.S. La unidad siguió avanzando y al llegar a un desfiladero observaron a una mujer, quien al ser interrogada informó que se dirigía hasta su casa.

Continuaron el avance al llegar al sitio denominado “La Curva del Peligro” se inició un nutrido fuego de armas automáticas, procedente de una pequeña elevación. El Subteniente Quintin comenzó a correr hacia adelante y disparar simultáneamente hacia el enemigo, actitud que no asumió el personal que le seguía. Vio caer a todos los elementos del grupo de reconocimiento a excepción del Cabo 1º Rafael Aular López, este se lanzó a una zanja y comenzó a disparar hacia el sitio donde estaban ubicados los bandoleros.

El Subteniente Quintin fue herido en una pierna y rodó por el barranco. Los bandoleros bajaron a rematar a los heridos, (cinco en total) pero el Cabo 1º Aular Lopez quien los tenía referidos, accionó su fusil y les impidió su propósito con fuego. Los bandoleros optaron por huir, pero antes se apoderaron de seis fusiles, con las cacerinas de ellos, y otros materiales de la dotación de individual de los soldados. En el sitio quedaron tres soldados asesinados y cinco heridos, entre ellos el Subteniente Quintin Bizcochuelo.

El resto del personal, que marchaba inmediatamente atrás (once en total), tardó en reaccionar, esto le permitió a los bandoleros apoderarse del material de guerra mencionado anteriormente.

La intensa actividad desarrollada por los bandoleros en los primeros días del mes de Febrero de 1969, trajo como resultado varias emboscadas y encuentros con saldos de varios muertos y heridos. En el caso de esta emboscada se analizaron algunos aspectos resaltantes, entre ellos los siguientes:

a) El personal del pelotón no efectuó un adecuado interrogatorio a los ciudadanos que encontró durante su desplazamiento, específicamente al empleado del INOS y a la dama que encontraron en el camino, ya que las investigaciones realizadas a posteriori, indicaban que estas personas conocían de la presencia de los bandoleros de la zona, por que los habían observado movilizándose.

b) El desplazamiento del pelotón se realizó mayormente sobre la carretera San Lorenzo-Las Trincheras, esta particularidad permitió a los bandoleros observarlos, para prepararles la emboscada donde menos esperaban .

c) No hubo reacción inmediata por parte de los otros once (11) e/t que iban en el grupo de apoyo o grueso de la unidad con el Subteniente Quintin, lo que motivó que los bandoleros bajaran a la carretera y tomaran los seis fusiles con sus respectivos cargadores y continuaron disparando sobre el grupo de reconocimiento, lo que trajo como consecuencia final, tres (3) muertos y cinco (5) heridos.

d) La experiencia en este tipo de combates indicaba que el comandante debería tomar precauciones, para en caso de convertirse en una baja en combate (herido o muerto), el reemplazante del pelotón o el clase más caracterizado, asumiese la responsabilidad del comando y de arremeter con vigor contra el enemigo, a fin de salvaguardar la integridad de su Unidad. En esta emboscada el Stte. Quintin fue herido y no hubo algún efectivo que asumiera el Comando de su pelotón, lo que restó agresividad y multiplicó la confusión entre los soldados.

e) El pelotón no efectuó ningún tipo de reconocimiento a las elevaciones que encontró durante la ruta. Por lo general, usualmente las unidades realizaban reconocimiento por fuego hacia aquellos lugares donde se presumía, podría generarse un ataque o una emboscada, haciendo hincapié en las alturas y elevaciones del terreno.

f) Los informes que presentó el Cabo 1º Aular Mendoza afirmaban que dos e/t soltaron los fusiles presas del nerviosismo y el susto que les produjo los disparos del enemigo. Esta particularidad evidenció cierta falta de preparación psicológica para la operación y no se puso en práctica la posición al estilo ROCO (RODRIGUEZ CORRO), bastante utilizada en operaciones contraguerrillas para evitar desprenderse del fusil.

g) Fue evidente la incomunicación con el Comando de la Compañía del cual dependía el pelotón, ubicada en la población de Cumanacoa. El radio-operador no logró establecer la comunicación, posiblemente por la distancia o por falta de baterías o simplemente el nerviosismo se lo impidió.

h) El Sargento, Comandante del pelotón de la Guardia Nacional acantonado en Cumanacoa, al recibir la comunicación del Frente Guerrillero “Antonio José de Sucre”, acuarteló a los diez Guardias Nacionales y le sugirió al Comandante de la Policía que hiciera lo mismo con los nueve agentes de policía, en lugar de reunir al personal y haber tomado algunas otras acciones, tales como informar al Comando del Teatro de Operaciones y al Batallón Mariño.

i) Ni el Comando de la División, ni el Comando del TO- 4 procesaron en forma efectiva, las informaciones obtenidas en el período Noviembre 68 - Febrero 69 y menos aún, efectuaron operaciones de contra-inteligencia, búsqueda y destrucción contra las bandas armadas que operaban en el Oriente del país.