domingo, 29 de noviembre de 2009

CAPITULO V 15. El Golpe Tocuyano se siente con las guerrilas

15. El Golpe Tocuyano se siente con las Guerrillas.
A principios de 1965 las actividades guerrilleras en el ESTADO FALCÓN llegan a un estado de manifiesta disminución, algo así como si se hubiese instaurado un “receso” entre los combatientes para pensar y para reagruparse.
Casi todos los guerrilleros del ESTADO FALCÓN abandonan la zona y pasan a RÍO TOCUYO para reunirse con los que operaban en el ESTADO LARA y TRUJILLO; en el denominado FRENTE SIMÓN BOLÍVAR y el JOSÉ ANTONIO PÁEZ, el receso impuesto a las actividades bélicas de las bandas armadas se le achaca a una supuesta concesión que el Comando General de las FALN hacen al gobierno del DR. RAÚL LEONI, para que pueda salir el país de la guerra civil, pero los guerrilleros interpretan a la tregua en primer lugar, como una suspensión de toda acción militar y policial contra ellos.
El anterior criterio tenía una cubierta falaz, ya que ningún Gobierno acá en VENEZUELA o en cualquier otra parte del mundo iban a aceptar una paz con la condición de permitir la instauración de un Estado dentro de otro, creado con la presencia del alma de un Estado o sea con unas FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS, que de hecho estaban al margen de la ley, ya que en realidad el DR. LEONI en su discurso lo que había ofrecido a la izquierda insurrecta era el disfrute de una vida legal, a condición de que depusieran el camino de la violencia y del terrorismo y que por otro lado deberían afirmar con los hechos la voluntad de incorporarse a la legalidad democrática.
Cuan lejos estaba la izquierda de tales propósitos, cuando en realidad una tregua no tendría otro objeto ni otro fin, que el permitir reorganizar los frentes y a sus columnas así como también reequiparlos y completar los reemplazos de personal.
Ya para los primeros meses de 1964 el VI PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PCV, realiza un diagnóstico de la situación nacional y de las perspectivas de las elecciones en función de los objetivos propuestos en la estrategia general de los partidos de la izquierda, y con ello tratan de definir la conducta de los partidos de la izquierda y de los frentes guerrilleros, los resultados y las conclusiones de este congreso fueron las siguientes; opinaba para ese entonces Luben Petkoff que la solución revolucionaria a la situación Venezolana sería obtenida a través de la violencia y la lucha armada y que este será el instrumento único y fundamental de la victoria y de que se debería pensar ya en realizar una “lucha prolongada” o una “guerra larga”, criticando con esto a los diferentes guerrilleros que con su “inmediatismo” o sea con la llamada “guerra corta” lo único que habían obtenido era la derrota táctica en el campo militar y en el proceso de las elecciones.
Por otra parte, el comité giró instrucciones a las comandancias de los frentes guerrilleros rurales y urbanos, para que iniciasen un programa de acción tendente a obtener los siguientes propósitos: luchar para desplazar al gobierno actual, continuar e intensificar la lucha armada, mejorar el trabajo social de base en especial entre los trabajadores industriales, reforzar las FALN, aplicar los métodos leninistas al trabajo.
Sin embargo, mientras la lucha armada era considerada la única forma para la conquista del poder en la vía hacia el socialismo y se afirmaba que no existía otra alternativa mas que esa lucha armada, el comité central difundió un mensaje mediante el cual confirmaba que los comunistas en Venezuela no eran cultores de la violencia y que si el gobierno de Leoni demostraba voluntad de paz, las masas y los comunistas apoyarían esa orientación para poder transitar sobre un camino de paz.
Pero el concepto de mayor alcance afirmado por el VI PLENO DEL COMITÉ CENTRAL DEL PCV y compartidos por algunos de los partidos de la izquierda como lo era el MIR, era el de que la guerra prolongada sería considerada como una estrategia para alcanzar el poder y solo para esos propósitos, ya que la lucha armada desde 1962-63 no había arrojado los resultados deseados, por lo tanto había que prepararse para llevar a cabo una lucha de duración indefinida, concebida dentro del esquema de la guerra revolucionaria o del pueblo, con los lineamientos generales de la guerra civil española, o sea, de que la guerra debería ser una guerra justa, en la forma de guerra civil, con un contenido de guerra de liberación contra el imperialismo.
La guerra debería tener el carácter de guerra prolongada y no simplemente de una tendencia ya que se conocía perfectamente el poder relativo de las fuerzas gubernamentales y la debilidad relativa del poder revolucionario.
Renunciando a la idea de que era posible una victoria rápida y aceptando el criterio racional de que era factible continuar la lucha con otros recursos, por lo tanto la correlación de fuerzas imponía para ese momento la estrategia de una guerra larga, de una guerra prolongada, la cual podría modificarse solo con el desarrollo integral de una guerra total.
Se trataba en cierto modo de vietnamizar la guerrilla en Venezuela, la nueva guerra debería desarrollarse en cuatro tiempos:
a) Intensificando el terrorismo.
b) Intensificando las guerrillas en ciertas zonas del país y mantener un verdadero control de área liberada en las mismas.
c) Conducir una verdadera guerra civil contra el ejercito regular y finalmente oponer el ejercito revolucionario a las FF.AA. de los EE.UU. que no dejarían de intervenir, eso traería como consecuencia que se desencadenaría una guerra patriótica de todo el pueblo o sea una guerra nacional revolucionaria.
d) Llegar a la victoria final en la obtención del poder y la instauración inmediata de un gobierno comunista , marxista-leninista.
Siguiendo estos lineamientos generales, los bandoleros tratan de llevar a efecto el segundo punto definido en la estrategia general subversiva, o sea intensificar las guerrillas en ciertas zonas y mantener un verdadero control de zonas liberadas sobre las mismas, para estos efectos bajan de la SERRANÍA DE SAN LUIS y presionados por las FUERZAS ARMADAS huyen hacia el DISTRITO MORÁN DEL ESTADO LARA Y DISTRITO GUANARE DEL ESTADO PORTUGUESA integrándose al FRENTE SIMÓN BOLÍVAR.

Comienzan las divergencias entre el MIR y el PCV en lo referente a la forma de conducir la lucha armada, pero sin disminuir sus acciones contra las FF.AA.NN, tal y como se registra en la serie de combates de encuentro y emboscadas que se describen a continuación:
a) Las Fuerzas Armadas toman ciertas medidas ante esta escalada y deciden crear el TEATRO DE OPERACIONES N° 3 con sede en EL TOCUYO para los ESTADOS LARA y PORTUGUESA.
b) Durante el año de 1965 aproximadamente se registran 35 combates de encuentro y 12 emboscadas tendidas a nuestras unidades, entre las cuales se encuentran las de: EL POTRERO, EL JOBO, HUMOCARO BAJO, EL CORAZAL y EL MORTERO.
c) Los integrantes del frente Simón Bolívar eran numerosos entre otros eran GONZALO CASTELLANOS, TIRSO PINTO, RAMÓN PARIS ALDANA, CARMELO MENDOZA, RAFAEL MARTORELLI PERDOMO.