domingo, 29 de noviembre de 2009

CAPITULO V 7. El Dr. Polito Acosta

7. El Doctor POLITO ACOSTA, de matasanos a bandolero, conduce la emboscada EL ARCO contra una Unidad del B.I. GIRARDOT.

Comentaba el Doctor (médico) POLITO ACOSTA, Primer Comandante del Destacamento RAÚL HENRÍQUEZ a su vez componente del frente GUERRILLERO JOSÉ LEONARDO CHIRINOS, en amena conversación con ALCIDES HURTADO, en las montañas de Falcon, donde se abrigaba en un campamento improvisado:
... dos días llevo acá y ni siquiera he podido enviarle una carta a mi mujer que está en Coro, en verdad que la quiero mucho, demasiado, pero la maldita es muy cobarde, antes de subir para estas montañas a integrarme al movimiento guerrillero, me suplicó, me lloró en la sala de mi casa, para que no lo hiciese, tuve que hacerla de un lado de manera violenta, no faltaba más que unas lagrimas de mujer ablanden la consistencia de la coraza de este pecho de combatiente revolucionario.
Por otro lado, en el hospital de Coro tuve que engañar al Doctor Mendoza, el Director del mismo, para poder venir hacia acá le escribí una carta solicitándole un mes de permiso y dizque para resolver problemas de naturaleza familiar... la verdad que si tengo cachaza... pensar que en mi consultorio desfilaba tanta gente pobre... indigentes... muy indigentes... iban en busca de mi consuelo y de la cura de mis manos para sus enfermedades... algún día volveré y será cuando tumbemos a los capitalistas y les expropiemos sus clínicas suntuosas y sus equipos quirúrgicos sofisticados y los pongamos en el hospitalito de Coro, al servicio de mi pueblo... de mis hermanos coterráneos de todos estos lares...de todos estos campos que me circundan.
Esta mañana leí al escritor Debray, yo creo que es un hombre equivocado en sus concepciones y en la exposición de sus doctrinas... creo que a él lo único que le gusta es armar un escándalo para que lo hagan preso, de esta manera está bajo un techo... guardiado...Con su comida asegurada escribe otro libro... puro bla, bla que se venga para acá... para que vea cómo es que se bate el cacao.
Anoche bajaron Manuel y José a comprar provisiones en la bodega del compadre Tobías allí abajo en el caserío del “Arco”, de vuelta nos informaron que habían muchos bichos raros dándose vueltas por el caserío, preguntando por gentes que estaban en las montañas y dizque les metían los billetes anaranjados en los bolsillos a los campesinos para que cantaran, pero José me dice que los compañeros del pueblo no dijeron nada, que no sabían nada de gente armada, están equivocados, a mi gente no me las compran con dos lochas.
Hace cuatro días tuve la ocasión de conversar con Domingo Urbina, con ese negro, ese si es un tronco de negro, hablamos acerca de la situación operacional de nuestra área, el me decía que había tenido su primera acción que fue por allá abajo cerca de Pueblo Nuevo, cerca de un puente sobre el río Hueque y que había sido un encontronazo con el ejército y que le había inferido una gran derrota a los pobres verdes, que no se le salvó ni el gato y que no había tenido ni el ni sus hombres, ni siquiera un rasguño y que Douglas había ido a felicitarlo a su campamento por allá en los alrededores de La Soledad cerca de Curimagua, la verdad es que ese negro es medio embustero, y no creo que tenga tanta capacidad como planear un golpe contundente y preciso con esos resultados tan maravillosos como el solo lo sabe pintar... yo creo que había que creerle la mitad de todo lo que su lengua churuguareña suelte, para mí lo que tuvo fue un pequeño golpe de suerte y que los verdes irían descuidados y claro... los agarró por mampuesto y con ventaja y con alevosía, como repite continuamente el camarada Manuit Camero en sus tonadas que suelta a los vientos allá arriba en las montañas del Iracara.
Nosotros por nuestra parte no estamos haciendo nada, estamos a la defensiva, pura vida de guarnición como la que hacen allí muy cerca en el campamento los verdes del B.I. Urdaneta y los del B.I. Girardot.... mucho béisbol... mucho papeo, papeo, dan una que otra vuelta y pa’l cuartel... nosotros estamos por el mismo estilo, por el mismo camino, estamos recorriendo y matando el tiempo con los pies de la indolencia.
Confieso que no soy patriotero ni anarquista, pero comparto el criterio de Rider Colina de que la revolución ha cambiado, hoy en día no es como antes, en aquella época teníamos más espíritu combativo, hablamos del marxismo, del comunismo, criticábamos a los adecos y a los copeyanos y al viejo Jóvito, pero el matiz político hoy por hoy ha variado mucho, hoy lo que estamos promoviendo es la lucha por el poder, la ambición del mando, criticamos mordazmente a nuestros jefes guerrilleros y cuando aparece Douglas o Luben empezamos con la zalamería, con la adulación, creo que todavía esta en vigencia el libro de los aduladores de Pío Gil.
Mas adelante agregaba el Dr. POLITO ACOSTA a ALCIDES HURTADO su lugarteniente de la columna.
... ahí vienen Manuit Camero y Chema Saher, los veo a lo lejos, Manuit se viene hurgando la nariz y viendo al suelo, de cuando en vez voltea hacia Chema, deben estar conversando animadamente... se les nota por la actitud y por los parajes que lo circunscriben...Manuit quiere lucir una buena barba, pero desgraciadamente la naturaleza solo lo ha premiado con una insipiente barba de chivo y unos pelos ralos a lo largo de la cara... Chema es un buen muchacho tiene mas cara de patiquín de pueblo que de guerrillero, no fuma, se lo pasa puliéndose las uñas y por cierto un maldito vicio... se come las uñas masticándolas luego con los molares posteriores,... que puerco es.. en fin... cada loco con su tema.
Manuit se acerca al Dr. POLITO ACOSTA y le abraza, luego se intercambian saludos, sonrisas y las consabidas preguntas por las familias y por sus saludes... otro tanto hace CHEMA.
MANUIT le hace señas al Dr. POLITO ACOSTA se retiran hacia un gran Bucare en dirección a la sombra que genera su profundo follaje a lo lejos y cerca se extienden los VALLES DE PETIT, estos valles se constituyen en una gran explanada, poseen una superficie no menor de 1.300 Hectáreas, están cubiertos de pequeños asentamientos agrícolas, los que le dan tonalidades verde clara en la distancia corta y tonalidades verdes grises en la lontananza, muy a lo lejos, en el infinito cuando el valle colinda con las montañas de EL CHARAL.
Mira Polito, traigo Instrucciones de la Comandancia General del frente para ti... Douglas está muy interesado en que asestes un fuerte golpe a las tropas acantonadas allá abajo en el campamento que tienen montado cerca del Arco, ...tu sabes que la emboscada de la Vega la condujo valientemente Domingo Urbina en las cercanías de Pueblo Nuevo, hizo que el Ejército movilizase en gran cantidad de tropas hacia el lugar de los hechos, se supone que la guarnición del arco ha sido reducida en sus efectivos, para poder reforzar las unidades que están operando en Pueblo Nuevo y según Douglas este es el momento mas indicado para asestarle un duro golpe y desquiciarlos tanto en la moral como en el espíritu de combatividad.
La pregunta el Dr. Polito: ¿Oye Manuel cual es la composición de los efectivos?... ¿Cual es la organización de las unidades de los verdes en el campamento del Arco?.
- Bueno, Polito según las últimas informaciones que poseo y que suministró el camarada “Caraquita” el cual es nuestro S-2 en el Estado Mayor del frente guerrillero, es la siguiente: Una Compañía de FUSILEROS DEL B.I. URDANETA,... tu sabes que esa Unidad fue traída a esta zona hace unos diez días desde Ciudad Bolívar y parece que ha sido entrenada en operaciones contra guerrillas por los Musiues... eso es los que se dice,... además se dice que esa compañía fue reforzada por un pelotón de B.I. GIRARDOT 32 y otro del B.I. PIAR 31, pero en realidad en el campamento del Arco los efectivos no llegan a unos 60, por informaciones obtenidas de nuestros informantes nos consta que el Ejército posee algunos pelotones distribuidos entre SAN LUIS, PUEBLO NUEVO, LA CRUZ DE TARATARA, CURIMAGUA, CABURE y SANTA CRUZ DE BUCARAL, por cierto, ayer llegó un Pelotón de Ingenieros del BATALLÓN DE INGENIEROS AGUSTÍN CODAZZI, al caserío EL PASO, donde según me cuentan los moradores, están montando un campamento para proceder a instalar un equipo de purificación de agua, con el cual suministraran agua potable a las unidades de el Ejército de la zona.
-Oye Manuit, que otras cosas se saben de los verdes.
-Bueno, ellos acostumbran a salir a patrullar en la mañana, y para tales efectos siempre organizan un convoy con un número variable de vehículos, muy rara vez realizan patrullaje a pié por sitio alguno, también acostumbran a marchar con los vehículos muy cerca uno del otro, yo creo que eso es una ventaja a nuestro favor, ya que con un solo tiro podemos atravesar hasta tres camiones de la columna, y si vieras como vienen esos camiones cargados de soldados, parecen sardinas en lata, ...yo pienso que mientras se bajan de los mismos y toman la carretera le podemos caer a sombrerazos.
Hemos constatado que sus Oficiales son muy cómodos, no son como nosotros que vamos al frente de nuestra columna y reunidos con nuestros combatientes, nó, ellos mandan a los soldados a montarse en los camiones igual que si fueran de permiso operacional para CORO y proceden a montarse todos en el primer vehículo, por estas circunstancias comprenderá que el vehículo que primero asome la trompa deberá ser el que reciba el mayor castigo y con mayor fuerza .
Por supuesto, Manuit, mira dile a Douglas que no se preocupe por nosotros,... nosotros le responderemos con todos los “hierros” a sus instrucciones y por eso, una vez que te hayas retirado, empezaré a tomar las providencias necesarias para montarles una emboscada a los verdes, esta emboscada la realizaremos pasado mañana o sea el 5 de octubre de 1963 en horas de la mañana.
...Suerte, le respondió MANUIT y procedió a despedirse del Dr. POLITO ACOSTA y de todos los combatientes que se encontraban congregados en las inmediaciones, retirándose con CHEMA hacia el IRACARA.
Comentaba POLITO, luego que se retiró Manuit,
... -ordené levantar el campamento que teníamos acá cerca de La Soledad, a unas cuatro horas de marcha del Arco, procedimos a movernos en la dirección de la Soledad, Platanal, el Arco, ya que presiento que la cosa por acá no está muy segura que digamos, creo que cuando bajemos aquel cerro, o mejor desde su cima, podemos dominar mejor el tramo carretero que nos incumbe, o sea el tramo carretero que pasa en frente del pequeño caserío del Arco, no es ni caserío, en total no pasa de tener unas cuatro casas que se extienden en un solo lado de la carretera que pertenecen a los campesinos que trabajan en algunas haciendas existentes por los lados de Pueblo Nuevo, y ahora la cosa si va en serio, no es cuento...
Mientras así meditaba el Dr. POLITO, ALCIDES HURTADO que le seguía en la columna en marcha iba leyendo una carta que la había escrito María, su mujer que vive en AGUADA GRANDE, pueblo cercano a SANTA INÉS en los límites entre los ESTADO LARA y FALCON, y en los alrededores del RÍO TOCUYO “cariño quisiera infundirte mayor valor al que posees por intermedio de estas cortas líneas que te escribo por conducto de esta carta, pero bien se que no lo necesitas por cuanto sobras de ello y de...”
ANDRÉS toma la primera decisión importante desde que llegaron en la tarde al bosque, hileras de árboles frondosos que se encuentran delante del cerro LAS PALMAS y a escasa media hora de la carretera negra que pasa frente al caserío del ARCO, le insinúa a MANUEL y a JOSÉ que lo bajaran para inspeccionar la carretera y sus alrededores, POLITO aprueba la iniciativa y les da su autorización.
Esta pequeña vanguardia baja rápidamente para inspeccionar el sitio donde se podría montar la emboscada, mientras tanto POLITO reúne a su gente y les empieza a recordar las instrucciones generales de seguridad de instalaciones y de campamento, sobre el cuido y uso de sus armas, sobre las técnicas generales de seguridad de emboscada y de repliegue luego de que se efectúe la misma.
Aproximadamente una hora después regresa la patrulla de reconocimiento que comandaba ANDRÉS, este se dirige a POLITO: Jefe...hemos conseguido un lugar perfecto para montarle la emboscada a los verdes, imagínese que frente al cruce de la carretera Zazarida, Pueblo Nuevo y hacia el Arco se encuentra una bonita zona de aniquilamiento, ya que los vehículos que vienen del Arco tienen que subir unos 100 mts., lo cual será fatigoso para los mismos ya que tendrán que disminuir la marcha y por otro lado, en frente existe un gran bosque, denso muy tupido de árboles y maleza que nos sirve de cubierta para los que realicemos la emboscada, el bosque se prolonga como unos 500 mts. ... Hacia acá, facilitando de manera natural el uso de una ruta espontánea de escape y repliegue, también pudimos observar que en las cercanías no hay casas, sino un poco más allá, como a unos 800 mts.
En la madrugada partieron del bosque hacia EL ARCO, MANUEL insiste en que es necesario llevar bastante comida, porque no se sabe cuanto tiempo pasaremos esperando que pasen los verdes por enfrente, hace proposiciones de que deberían realizar algunas expropiaciones de alimentos en las bodegas y pagarles con bonos de la guerra, pero que eso significará caminar mucho más de lo previsto y arriesgarse con la presencia en la zona .
Eran las 05.30 de la mañana del día 5 de Octubre de 1963, el Dr. POLITO ACOSTA procede a levantarse después de que el centinela le despertara exactamente como le había indicado al servicio nocturno el día anterior en la noche, durante la formación para la lectura de la orden del día y de los servicios nocturnos.
Inmediatamente comienza a despertar a todos los combatientes para organizar el lugar del campamento y para borrar cualquier huella que quedase y que fuese elemento de indicio para las patrullas del Ejército que lograsen entrar al sitio en referencia.
Una vez organizadas las mochilas de combate, recogidos los armamentos y demás útiles y alimentos, procedieron a iniciar la marcha en dirección del ARCO, apenas amanecía y las botas de campaña iban hundiendo las hojas de plátano secas, que se extendían sobre el camino, en algunos sitios la columna tenía que agacharse para poder pasar, motivo a que de algunas matas pendían grandes racimos de plátanos que caían perezosos sobre el eje del camino por donde transitaban.
JOSÉ y ANDRÉS iban en la vanguardia, 25 mts. mas atrás venía el Dr. POLITO ACOSTA con su columna, en columna de a uno; JOSÉ entra en un pequeño riachuelo que se desliza delante del borde delantero del platanal y comienza a ascender por una pequeña colina cuya pendiente por cierto era bastante suave, al llegar al bosque que se extiende adosado a la dirección del pavimento de la carretera que viene desde EL ARCO y sigue hacia ZAZARIDA y PUEBLO NUEVO, se detienen y proceden a inspeccionar el sitio y todos sus rincones y observando todos los árboles y penetrando toda maleza que pudiese servir de encubrimiento para cualquier centinela de los verdes, que por casualidad y disposición del destino, hubiese apostado en el sitio para cumplir tareas de información y de seguridad.
JOSÉ envía posteriormente a ANDRÉS para que le informe a POLITO sobre la seguridad del lugar y sobre el hecho de que podía proceder a acercarse al mismo sin ningún riesgo.
Señores,... les dice POLITO ACOSTA a los ocho integrantes de la columna, ...vamos a proceder a montar una emboscada desde este sitio a cualquier convoy de los verdes que se acerquen durante el transcurso del día de hoy, pero antes quiero que se informe sobre algunos apuntes y quiero comunicarles sobre varias reflexiones que me he hecho acerca del terreno, de la guerra que estamos conduciendo y si es posible del lugar donde nos encontramos reunidos, lugar que será el sitio ideal para llevar a efecto nuestros propósitos.
Primeros quiero anunciarles sobre el objetivo que perseguimos cual es la finalidad de esta guerra que iniciamos desde el punto de vista de la fase bélica en esta zona, ...el objeto no es otro que obtener, mantener y controlar una zona liberada, sobre la cual podamos establecer un gobierno nuestro con sus poderes públicos que sean auténticamente nuestros, que en esas zonas tengamos nuestras escuelas, nuestras instalaciones militares, y que nuestros campos de producción sean nuestros de verdad.
Sepan que ya Domingo Urbina controla la región de Curimagua y de la Soledad, el ha nombrado sus propios jefes civiles y ha organizado sus propios funcionarios de seguridad, otro tanto han hecho Miguel Noguera en Pacaya cerca de la Cruz de Taratara y Arcadio Pérez en San Miguel cerca de Dos Bocas.
El objetivo que debemos alcanzar será la liberación de la zona sobre la cual operamos o sea el triángulo constituido por Zazarida, San Luis y Pueblo Nuevo.
Para alcanzar ese objetivo debemos tomar y mantener una constante ofensiva, las acciones bélicas de ahora en adelante serán de acuerdo a nuestra iniciativa, estaremos permanentemente golpeando a todas las unidades de los verdes en sus diferentes manifestaciones y esta iniciativa se debe retener y explotar para poder preservar a las zonas liberadas y para doblegar la voluntad del enemigo, si mantenemos a la iniciativa de nuestro lado, será el instrumento mas contundente que utilizaremos para obtener la victoria, la ofensiva en toda esta región y de acuerdo a instrucciones de la comandancia general, será en lo ideológico y en lo militar.
En tal sentido hemos venido organizando la base social para que nos apoye y que nos suministre los reemplazos necesarios a lo largo de esta ofensiva que hemos iniciado.
La ofensiva no se circunscribirá exclusivamente a los combates contra el Ejército, ni estará orientada únicamente a aniquilarlo y a expulsarlo de esta región, sino que también está encaminada al establecimiento de la defensa y de la consolidación de organización político-administrativa, de todas aquellas regiones que vayamos liberando en el transcurso de la campaña.
Mientras la base social no esté totalmente controlada y desarrollada en el sentido de su apoyo integral a nuestra causa, las fuerzas gubernamentales estarán en las posibilidades de controlar el movimiento de masas y podrán neutralizar la corriente de apoyo logístico que proviene de ellas hacia nosotros.
Hemos hecho especial énfasis en la economía de fuerzas para la conservación de nuestros recursos humanos, en tal sentido, la Comandancia posee actualmente ocho columnas de efectivos variables entre ocho y diez combatientes cada una, con su base de operaciones ubicada en las cercanías de los pueblos más importantes de esta región falconiana, ...ha querido que los núcleos mayores de la organización sean estructurados hasta el nivel indicado anteriormente, por razones de su empleo táctico racional en la práctica es la organización que mas se adapta a los requerimiento de su empleo efectivo y al ajuste al principio de la economía de fuerzas.
Pensamos que con un mínimo de ocho combatientes en una operación de emboscada, de una toma de pueblo, de un combate en incursión contra un campamento, son suficientes para neutralizar un convoy de efectivos de los verdes compuesto de unos 60 soldados, con rendimientos favorables a nuestra acciones en armas y para la consecución aceptable de los objetivos propuestos y de los cuales les hablé hace un rato.
Otra forma de obtener nuestra economía de fuerzas es mediante el debilitamiento del enemigo en sus áreas de operaciones, o sea, obligando a que mueva sus efectivos en una dirección para apoyar a alguna unidad de los suyos que hayamos emboscado o incursionado previamente con resultados militares favorables a nuestras operaciones, ya que de esta manera se nos permite movilizar nuestras columnas y emplearlas con una superioridad permanente sobre los efectivos de los verdes.
Quiero hacer un breve comentario sobre la “Sorpresa”, ustedes sabrán que la sorpresa es un principio fundamental entre los principios de la guerra, la cual todos los ejércitos del mundo buscan obtener a cualquier costo y en todas las circunstancias y momentos, mediante ella podremos golpear a los verdes cuando estén desprevenidos, cuando menos esperen que nosotros apareceremos por sus lares.
La sorpresa señores es el factor clave de nuestras operaciones, es la máxima aliada de la cual nos valdremos para nuestros propósitos, ellas nos permitirá que todas las victorias en los combates sean nuestras, con rendimientos máximos desde el punto de vista táctico a nuestro favor, la razón radica en las características propias de su uso y en el empleo rápido durante el combate.
Mediante la sorpresa en el momento de combatir somos superiores tácticamente al enemigo, poseemos superioridad numérica y de fuego, el contrario difícilmente reaccionará y si reacciona continuará bajo el efecto de la misma, ella nos permite utilizar un mínimo de recursos humanos y materiales en un momento determinado, presentando, esta situación una verdadera economía de esfuerzos y de recursos humanos favorables a nuestra causa.
Siempre conseguiremos las sorpresa mediante el engaño, atacando en horas de la noche, bajo las situaciones más adversas del terreno y de las condiciones meteorológicas y con un aparato montado de emboscada diseñado con un máximo de secreto, la fase culminante de la misma se centrará en la explotación del éxito, de una manera total y hasta inmisericorde, si es que las circunstancias y el momento demandan que sea así.
Para que los resultados sean óptimos, se requiere que se contrarreste la capacidad de reacción de los verdes, o sea, su capacidad de defensa y en tal sentido, la emboscada deberá ser llevada a efecto con la máxima eficiencia en cuanto a la concentración de fuego como al cumplimiento estricto de las ordenes.
Por lo tanto, nuestra columna al igual que las otras que se encuentren operando por esta zona deberá movilizarse en un máximo y los efectivos de los verdes deben ser permanentemente sorprendidos para que se mantengan en una constante incertidumbre y por lo tanto sus reacciones no sean oportunas ni coherentes.
La sorpresa normalmente se obtiene conservando en la medida de lo posible en un máximo el secreto de las operaciones y de los movimientos, así como con la implantación de una permanente red informaciones, informaciones que nos detallen constantemente y al momento cualquier movimiento que realicen los verdes.
Mientras tengamos una base social compuesta por nuestros campesinos, parientes compadres y amigos como es la que poseemos actualmente, las informaciones serán una pesadilla, una verdadera pesadilla para las tropas.
Conocemos que cada uno de los lugareños son en si nuestra red de informaciones, cada quién está en sus casas, en sus conucos, en la bodega, dentro del camión, el ordeñador, el que lleva un arreo de chivos, etc, y cada quien espontáneamente nos hace llegar todo lo que ve, escucha y oye sobre las fuerzas de represión gubernamentales.
Hasta ahora no conocen al enemigo, ustedes saben que se encuentra diseminado sobre toda la región llegan a alcanzar unos 2.300 efectivos, están bien dotados y armados, pero casi todos no conocen la zona, nunca la han caminado por otro lado, el campesino le es desafecto debido a los desmanes que han cometido...dígame el compadre Jonás... está que hecha chispas, ya que un Escuadrón de Caballería proveniente de San Juan de los Morros le comieron todas sus patillas... y las esperanzas que tenía puestas en ella para comprarse un tractorcito.
Bueno hasta aquí hemos hablado bastante paja, sobre muchas cosas... en especial en los principios de la guerra...permítame dar un pequeño recorrido sobre esta pequeña colina para observar la carretera y el lugar donde nos encontramos.
Acto seguido POLITO ACOSTA le hizo señas a ALCIDES HURTADO para que lo acompañase en el reconocimiento que pensaba realizar, partiendo hacia la espesura y en dirección a la carretera, como a la hora volvieron y POLITO ACOSTA les dijo lo siguiente:
...sabrán que nos encontramos en épocas de lluvias, la misma por esta región Ustedes saben que caen al igual que en los llanos, igual que cae un chubasco llanero fuerte, lo moja todo y luego desaparece, hace calor y el cielo está encapotado, creo que para las ocho de la mañana debe llover así que les recomiendo que tomen sus previsiones para que no vayan a coger un resfriado.
La neblina casi no nos deja ver hacia el arco, mas allá de los 800 mts. La misma cubre tanto a la vegetación como a la carretera en cuanto a la temperatura dicen que no ha bajado de 28 grados, ojalá y disminuya, me gusta pelear con frío ya que es mejor que con calor, con calor se suda mucho y el olor a pólvora se le pega uno al cuero, sobre la carretera está corriendo una leve brisa de viento que hace mover los árboles de manera suave y regular, esto nos va a favorecer porque nos oculta nuestros movimientos y a nuestro emplazamiento.
En cuanto al terreno hay lo siguiente: ... acá donde encontramos es una pequeña colinita, esta nos va a permitir una buena observación, al menos cuando el primer vehículo se asome allá donde Ustedes ven aquel letrero de propaganda electoral, sobre aquella piedra y que está a unos 700 mts. sobre la carretera, lo veremos y controlaremos, sobre todo, los movimientos que haga, del resto del monte que hay de lado y lado más allá de unos 25 mts no nos permite observar nada,... nada en absoluto... ni una bestia que salga de la misma.
La vegetación que nos rodea es buena para cubrir nuestros movimientos casi la mayoría son bambúes y algunos abetos ópinos, enfrente se encuentra un seto compuesto por una mata de guayabo y algunos eucaliptos con pasto gigante y algunos araguaneyes, fíjese que a través del mismo se puede observar el movimiento de los verdes y difícilmente ellos nos puedan ver ni siquiera lejanamente.
Los campos de tiro son excelentes, casi no hay necesidad de cortar la vegetación para poder hacer uso de nuestras armas, pero desde esta colina es mucho mejor, ya que podemos fijarlos y aniquilarlos de una manera más eficaz, por lo tanto, esta colina es un punto crítico que debemos aprovechar para poder montar nuestra emboscada y la misma debe ser mantenida en la medida de lo posible hasta donde se pueda.
En cuanto a direcciones de aproximación, la única que probablemente van a utilizar los verdes es esta carretera que viene desde el Arco y pasa por enfrente de nosotros hacia Zazarida, y el camino que hemos dejado desde el platanal, este camino recuerden que será nuestra ruta de escape una vez que hayamos terminado de montar la emboscada.
Bien señores hemos hablado bastante sobre el terreno que nos circunda y es bueno que pasemos a montar nuestra emboscada, yo quiero que Manuel y José se muevan hasta aquel gran ceibo y me avisen cuando se aproximen los verdes y luego procederán a venir a formar junto con Andrés y el que habla el grupo de contención, Juan, Pedro y Paulino serán el grupo de incursión y aniquilamiento, en caso de que falle la operación, nosotros apoyaremos desde este sitio el repliegue del grupo de aniquilamiento.
Ustedes dispararán cuando de la voz de “fuego”, cuando diga “al asalto” el grupo de aniquilamiento bajará hacia la carretera y acabará con los verdes y recabarán el armamento y las municiones que logren quitarle a los mismos, a la voz de “atrás”, el grupo de contención se replegará mientras nosotros lo apoyamos y continuaremos en dirección al platanal, donde nos dispersaremos hacia lugares diferentes, nadie abandona su armamento hasta tanto no nos hallamos reagrupado en las cercanías de la Soledad, unas horas mas tarde o mañana al amanecer... ¿estamos entendido?... hay preguntas...