domingo, 29 de noviembre de 2009

CAPITULO V 5. Emboscada "LA VEGA"



5. Emboscada “LA VEGA”, vía Pueblo Nuevo de la Sierra -Cabure realizada a efectivos del B.I. Piar y del B.I. Urdaneta el día 25 a las 12.45 de septiembre de 1963.
Durante el período comprendido entre el 5 de Septiembre y el 18 de Noviembre de 1963, se encontraban a la orden del DESTACAMENTO ESPECIAL N° 3, una compañía de fusileros del B.I. URDANETA N° 61, reforzada con un Pelotón del B.I. PIAR 31 y un Pelotón del B.I GIRARDOT 32, cumpliendo misiones antisubversivas en la jurisdicción del DTO. ZAMORA ESTADO FALCÓN, estableciendo para ellos algunas bases de operaciones de nivel pelotón, en las cercanías de las poblaciones de SAN LUIS PUEBLO NUEVO, LA CRUZ DE TARATARA, CURIMAGUA, CABURE, y SANTA CRUZ DE BUCARAL.
Para entonces ya se encontraba operando en la zona el denominado FRENTE GUERRILLERO JOSÉ LEONARDO CHIRINOS, creado un año antes, bajo el comando de DOUGLAS BRAVO Y POLITO ACOSTA y cuya base de operaciones estaba ubicada en la SIERRA DE SAN LUIS específicamente en las montañas de IRACARA. En esa oportunidad los bandoleros habían alcanzado la denominada “Tercera Etapa” de su desarrollo, la cual consistía en la realización de las acciones bélicas contra las unidades del Ejército que cumplían misiones en la región.
El hecho de que en el mencionado frente fuese comandado por DOUGLAS BRAVO, le dio muchas ventajas y facilidades para su desarrollo, ya que la población rural era fácilmente catequizada, esto debido en su mayor parte a los nexos de familia, amistades, compadrazgo que poseía este hombre en la región, situación de la cual supo sacar provecho para la conducción de la tercera etapa o sea la lucha armada.
Por otro lado la topografía del terreno era favorable para las actividades del frente, y desfavorable para el empleo eficiente de las fuerzas del Ejército, esto se debió a que las operaciones no permitían que las tropas se familiarizasen con las mismas por la nueva modalidad de la guerra, ya que nuestros Oficiales no combatían en TEATROS DE OPERACIONES desde la batalla de LA VICTORIA en 1902.
Muy temprano y en horas de la mañana del día 25 a las 11.00 horas de Septiembre de 1963 salieron desde el PC de San Luis hacia el puesto de Pueblo Nuevo de las Sierra un convoy al mando de dos Sub-Oficiales y estaba compuesto por un conductor civil y 8 e/t en dos vehículos militares (1 vehículo ¼ TON y 1 vehículo 2 ½ TON) el cual iba a efectuar una comisión de tipo administrativo.
La organización del convoy era la siguiente:
1er. Vehículo (M-38 A1 de ¼ TON)
-S.T.2DA. ZENÓN ANTONIO SÁNCHEZ.
-CDDNO. JESÚS MARÍA SOSA.
-4 e/t.
2do. Vehículo (M-35 2 ½ TON)
-MT2 JUVENCIO MARTÍNEZ LÓPEZ..
-4 e/t.
Hacía un buen día, la columna empezó a ascender la cuesta de LA VELA, la cual se encuentra en el tramo carretero comprendido entre CABURE y PUEBLO NUEVO DE LA SIERRA, a unos 200 mts, antes de llegar al cruce con el RÍO HUEQUE en el sitio conocido como “LA VEGA” a eso de las 12.45 hrs. El jeep (¼ Ton.) fue emboscado por unos 5 bandoleros equipados con armas largas, quienes abrieron fuego logrando herir al conductor civil, Cddno. JESÚS SOSA, con una ráfaga sobre el brazo izquierdo (a la altura del codo, lo que originó su posterior amputación), al S/2do. JOSÉ MARIO MEDINA con disparos en el antebrazo izquierdo y al Cabo 1ero. RAFAEL MILLÁN, herido en el músculo izquierdo.
Mientras tanto el personal que viajaba en el camión M-35 se había quedado rezagado, ya que su marcha era lenta por las mismas exigencias de la carretera, y por el hecho de que al llegar a un puente notaron que el jeep había sido emboscado, procediendo a desembarcar al personal y a reaccionar hacia el sitio de la emboscada. Posteriormente se envió personal al sitio para efectuar un reconocimiento de sus alrededores de la zona adyacente con resultados negativos, solo se encontraban vainas vacías de cartuchos de MADSEN y HOCKINS y una boina con la inscripción FALN.

Constituye esta acción bélica la primera emboscada realizada a una unidad del ejército de la cual se tenga noticias desde que se inició la guerra subversiva en VENEZUELA; es importante su señalamiento por qué ella se constituyó en el punto de partida para iniciar el estudio de las tácticas y técnicas necesarias para contrarrestar este tipo de acción la cual junto con los combates de encuentro será el “Modus Operandi” de los grupos irregulares; las acciones bélicas de los bandoleros se basaban en las doctrinas del CHE GUEVARA, de acuerdo a sus experiencias en CUBA y también los dictámenes de las teorías de MAO-TSE-TUNG.
En esta emboscada se notó con claridad, la ausencia de la reacción inmediata por parte de las tropas que la sufrieron la cual se vio limitada debido a lo sorpresivo del ataque, pues sus medidas de alerta eran deficientes, recordemos que apenas está comenzando este tipo de conflicto y la experiencia en las tácticas anti-subversivas no existía y eran poco conocidas por las unidades militares.
Los informes operacionales sobre esta emboscada revelan, que la disciplina en el movimiento del convoy también fue un factor que no supo controlar el Comandante del mismo, se aprecia que un solo vehículo fue el que sufrió la emboscada, mientras que el otro, por venir distanciado, no permitió que sus ocupantes acudiesen en apoyo de aquellos. De allí que los TEATROS DE OPERACIONES, de acuerdo a estas experiencias, ordenaron una serie de medidas en protección de las patrullas que se desplazaban en su zona de acción, las cuales una vez puestas en práctica por los Comandantes de Unidades permitieron un mejor desarrollo de las operaciones.
Por otro lado el hecho tangible de que en el primer vehículo (jeep) viajaban seis personas, cuando el mismo está diseñado para transportar solo a cuatro, indiscutiblemente que limitó la reacción de sus ocupantes y facilitó el ataque de los irregulares, quienes lograron hacer blanco sobre 2 soldados y el conductor civil.